Ampliar
COGER EL AUTOBUS ES BUENO PARA LA SALUD

Utilizar el transporte público para ir a trabajar no solo beneficia al medio ambiente, sino que al parecer también es mejor que caminar o ir en bicicleta para reducir el riesgo cardiovascular, el sobrepeso y la diabetes, según un estudio publicado por un grupo de investigadores del Centro Moriguchi de Servicios de Salud en Osaka (Japón).

Este estudio, presentado en la conferencia anual de la American Heart Association, reunida en Orlando (Florida), compara personas que utilizan a diario el autobús, el tren o ambos para ir a trabajar y los que lo hacen en su vehículo, caminando o en bicicleta.

También se han tomado en cuenta otros factores como la edad, el sexo e incluso el hecho de fumar.

Los investigadores concluyeron que los individuos que utilizan el transporte público reducen en un 27% el riesgo de sufrir hipertensión y en un 34% diabetes en comparación con los otros grupos.

Sorprendentemente, usar el autobús o el tren sería mejor para la hipertensión y la diabetes que hacer el viaje a pie o en bicicleta diariamente. Según los autores, esto podría explicarse por el hecho de que los pasajeros caminan más a menudo para tomar el autobús o el tren que los que van a trabajar a pie o en bicicleta.

"Si tardan más de veinte minutos para llegar al trabajo a pie o en bicicleta, muchas personas toman el transporte público o su coche en Japón", señala la doctora Hisako Tsuji, directora del Centro Moriguchi. "El público debe considerar utilizar el transporte público en lugar del automóvil como parte de un ejercicio físico regular", agrega.

Según la investigadora, "podría ser útil para los médicos recetar a sus pacientes cómo desplazarse hacia el trabajo".

Más de 5.900 personas de entre 49 y 54 años de promedio participaron en este estudio realizado en 2012 en Osaka, respondiendo a un cuestionario acerca de su actividad física y de cómo iban a su trabajo. La mayoría de los que recurrían al coche eran hombres, mientras que más mujeres elegían el transporte público, ir andando o en bici.

Sin embargo, la doctora Tsuji subraya que el hecho de que los participantes de este estudio fueran japoneses limita el alcance de la medida, en tanto esta población sufre menos de sobrepeso que los estadounidenses, por ejemplo. Y "la actividad física podría ser más eficaz para reducir la diabetes entre los japoneses que en las poblaciones occidentales", matiza.

Asintra 30/11/2015