Ampliar
OLEIROS DISEÑA UN MODELO EXCLUSIVO DE MARQUESINA QUE EVITA ACTOS VANDÁLICOS

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, anunció públicamente hace dos meses que los técnicos municipales estaban trabajando en el diseño de una marquesina antivándalos, con el objetivo de evitar que estas estructuras continúen siendo objeto de destrozos, pintadas y lugar de pegada de carteles y anuncios.
Pues bien, el trabajo ya está avanzado y las nuevas paradas de buses del Concello de Oleiros estarán configuradas con forma de paraguas: un único soporte cilíndrico sostendrá una amplia cubierta con forma ondulada.

Además, la base tendrá un banco donde los usuarios del transporte metropolitano podrán sentarse mientras esperan la llegada del autobús.
La cubierta será de color blanco e incorporará el logo del Concello de Oleiros.Este diseño tan sencillo, sin paredes ni cristales, tendrá el inconveniente de que dejará pasar el viento o la lluvia en caso de temporal, pero se conseguirá evitar la acción de los vándalos, ya que, tal y como explicó el alcalde, «non terán paredes que pintar ou cristais que romper».
Una vez elegido el diseño, el gobierno local iniciará ahora su plan de renovación de marquesinas, con un presupuesto de 80.000 euros.

Aunque todavía está por determinar las paradas que se cambiarán, desde el gobierno local confirmaron que se sustituirán treinta y se empezará por «las que estén en peor estado», indicaron. Los trabajos se realizarán en verano, ya que el Concello tendrá que sacar antes a concurso público la construcción de las marquesinas con el diseño exclusivo.
El alcalde insistió en que la apuesta del gobierno local es evitar que sigan produciéndose actos vandálicos en las marquesinas del municipio que, en muchos casos, presentan un estado lamentable.

De hecho, los propios usuarios lo reconocen: «Está muy sucia, es pequeña y, además, cuando viene el bus el conductor no nos ve.
Tendrían que poner una más grande y que quepamos todos porque en horas punta, sobre todo en invierno, la marquesina se queda pequeña», explica Rafael, estudiante en INEF y usuario de la parada de autobús situada en la avenida Che Guevara, frente al complejo universitario.
También Martina, que todos los días se desplaza desde Santa Cristina hasta A Coruña, considera que se podría mejorar la parada a orillas de la AC-173: «Esta no es la que está peor, pero en algunas, de tanto papel y pintadas que tienen, ni siquiera se ve el cristal. Lo bueno de estas marquesinas de madera, en cambio, es que te protegen bastante del frío y eso en invierno se agradece», indica la joven.

LA VOZ DE GALICIA 5/04/2017