Ampliar
LOS MONITORES DEL TRANSPORTE ESCOLAR CON VIAJEROS IRÁN DESDE EL INICIO DE LA RUTA EN EL BUS PARA VELAR POR LA SEGURIDAD

Los monitores del transporte escolar compartido con viajeros de línea regular, un modelo que se pondrá en marcha la próxima semana en Galicia, irán desde el inicio de la ruta en el bus para velar por la seguridad de los menores.

De tal forma, aunque los menores no comiencen a subir al autobús hasta, por ejemplo, la tercera o cuarta parada, el cuidador --que será personal de las empresas de transporte-- estará desde el comienzo de la ruta para acomodar a los pasajeros y mejorar la convivencia entre menores y adultos.

Este miércoles, los conselleiros de Educación e Infraestruturas, Román Rodríguez y Ethel Vázquez, se han reunido con representantes de Confapa y Anpas Galegas, para informarles sobre la puesta en marcha de modelo que afectará a cerca de medio millar de líneas, el 10% de las rutas escolares.

En declaraciones a Europa Press, el vicepresidente de Confapa, José Antonio Álvarez, y el vicepresidente de Anpas Galeas, Fernando Lacaci, se muestran "expectantes" sobre cómo funcionará este modelo, a falta de ver en qué forma se plasma el funcionamiento de cuestiones como la organización y la convivencia en los buses.

Por su parte, la Xunta subraya que este sistema "refuerza la seguridad" de los escolares, con la presencia de monitores que aumentarán un 60%, a lo que se une un plan especial de inspección de la Guardia Civil.

Asimismo, el Gobierno gallego solicita a las asociaciones de padres y colegios que pongan en conocimiento de la Administración cualquier incidencia que pueda producirse para atajarse "de forma inmediata".

ANPA GALEGAS NO PREVÉ "PROBLEMAS"

Fernando Lacaci, de la Confederación de Anpas Galegas, cree que la Xunta buscaba "aclarar conceptos" a los representantes de los padres para "tranquilizar un poco" ante las últimas declaraciones y críticas sobre el transporte compartido, además del papel de los cuidadores.

Al respecto, ha señalado que está pendiente una revisión de la instrucción que regulará esta figura y que, además de las funciones habituales, tendrá la posibilidad "de rechazar a alguna persona que resulte molesta para el desarrollo del servicio" y que permanecerán en el autobús durante todo el viaje, aunque no haya escolares.

A pesar de ello y dado que este servicio compartido solo afectará al 10 por ciento de las líneas y al 8 por ciento de los alumnos, Lacaci cree que esta competencia será "de muy rara ejecución" y no prevé "problemas" durante los trayectos.

Lacaci ha añadido, además, que la Xunta ha garantizado que el conjunto de líneas, horarios y frecuencias "está totalmente blindado".

"APOYO CONSTRUCTIVO" DE CONFAPA

Al respecto, José Antonio Álvarez (Confapa) muestra su "apoyo constructivo por el bien de todos" en la búsqueda de "la seguridad de los menores", y espera que pueda haber un buen funcionamiento de un modelo implantado en otras comunidades, más allá de "pequeñas dudas" que pueda haber, sobre todo, "los primeros días".

En lo tocante al veto de monitores a viajeros conflictivos, Álvarez reflexiona sobre que cree que "a nadie se le puede prohibir el acceso al transporte público", por lo que "si una persona hoy provoca un conflicto al día siguiente" estará controlado. "Me imagino que los colegios comunicarán a la Xunta esa problemática y, a lo mejor, se tomará alguna medida", pero asegura que "con una buena organización no tiene por qué haber ningún conflicto".

También ha recordado que se mantendrá el protocolo anterior de actuación de empresas de transporte, de forma que si un niño llega a la parada y no hay nadie esperándolo, el cuidador "se pondrá en contacto con los padres" y si no pueden ir al punto, el menor seguirá la ruta hasta la base, en donde si siguen sin aparecer los tutores se pondrá en conocimiento de las fuerzas del orden.

EL CORREO GALLEGO 06/09/2017